Welcome! You are currently on our Spain site. Select our United States site to find your local currency, language and product selection.
Publicado el
in Stories

Jools Walker entrevista a Oonagh y Matilda, ingenieras de diseño de Brompton 

Parte del proceso de creación de las prendas de abrigo de Brompton x Protected Species ha consistido en enviar las chaquetas a varias ciclistas para que realmente pongan a prueba el producto en el transcurso de sus ajetreadas vidas. 

Dos de estas personas son Oonagh y Matilda, ingenieras de diseño en Brompton. Hablamos con ellas para ver qué les parece la nueva colaboración y descubrir de primera mano cómo es tener uno de los trabajos más increíbles en Brompton. 

design engineers

 

design engineers

 

Matilda (izquierda) y Oonagh (derecha) en sus bicicletas Brompton haciendo el camino desde Londres hasta Brighton. 
 

Jools: ¿Cuándo os decidisteis por la ingeniería de diseño como carrera y qué os inspiró a ello?

Oonagh: ¡Justo antes de la fecha límite para solicitar el acceso a la universidad! Mi hermano mayor cursó la misma carrera. Cuando volvía a casa a pasar las vacaciones, nos contaba todo lo que estaba haciendo y traía una bolsa llena de prototipos para enseñarme a dibujar como un diseñador.  

Me parecía genial que alguien pudiera contratarte para dibujar. No fue hasta que llegué a la universidad que me di cuenta de lo mucho que me gustaba la carrera y, aún más importante, lo interesante y variado que puede ser el tema. En el colegio siempre me habían gustado el arte, las matemáticas y la tecnología, y esa carrera lo tenía todo. 

Además, te permite decantarte por varias trayectorias profesionales, desde los gráficos hasta la ingeniería mecánica. Te da la oportunidad de probar varias disciplinas y encontrar la más adecuada para ti.  
  
Matilda:
Decidí estudiar ingeniería para el diseño de productos en la universidad. Si te soy sincera, en ese momento no sabía exactamente de qué se trataba. Sin embargo, parece ser que mi interés por el arte, el diseño y la física desde que iba a la escuela junto con mi fascinación por cómo funcionan y qué aspecto tienen las cosas y la interacción con otras personas encajaron a la perfección con esta carrera.  

Una vez que me puse en serio, vi ante mí la amplia variedad de áreas que cubre la disciplina: una combinación de principios básicos de ingeniería junto con estudios sociales, ergonómicos y ambientales que te preparan para diseñar productos que pueden influir verdaderamente en la vida de las personas, el medioambiente y la sociedad.

A lo largo de mis estudios, decidí que seguir una carrera como ingeniera de diseño sería interesante y supondría a su vez un desafío, además de ser una oportunidad increíble para diseñar productos que pueden influir positivamente en la vida de las personas. 

“Decidí que seguir una carrera como ingeniera de diseño sería interesante y supondría a su vez un desafío, además de ser una oportunidad increíble para diseñar productos que pueden influir positivamente en la vida de las personas”

J: ¿Qué le aconsejaríais a cualquier persona interesada en estudiar ingeniería?

M: ¡Adelante!

Es fascinante: la ingeniería comprende una gran variedad de áreas y desafíos a los que enfrentarte cada día. Creo que a veces la gente tiene una visión estereotipada de lo que es la ingeniería, pero la realidad es que se trata de una disciplina muy práctica, creativa, sociable, divertida, colaborativa y con un ritmo vertiginoso.
  
O: ¡No lo dudes!  

Te lo recomiendo al 100 % si te gusta resolver problemas, ser práctico y creativo y no quieres dejar de aprender. Trabajar en productos que la gente disfruta es realmente gratificante. Es muy emocionante ver a la gente montada en los productos en los que has trabajado.  

  
J: ¿Habéis notado un cambio en el sector? 

O: ¿En el sector de las bicicletas? Sí, y me encanta.  

Creo que en un año en el que la gente ha estado encerrada en pisos sin jardín y solo ha podido salir a hacer ejercicio, una bicicleta es sinónimo de libertad. Además, con la incorporación de nuevos carriles para bicicletas y una reducción del tráfico, hemos podido ver una gama más variada de ciclistas en la carretera. La gente se sentía más segura montando en bici en las ciudades y han podido coger confianza. Y ahora que las bicicletas eléctricas son cada vez más populares, montar en bici es cada vez más accesible, independientemente de la edad, la condición física o la experiencia. 

Creo que los cambios en el sector de la ingeniería no han sido tan rápidos como los del mundo del ciclismo, pero estoy segura de que el sector podría mantenerse al día con la demanda. Sería increíble poder contar con más diversidad en la industria por una infinidad de motivos, desde la posibilidad de incorporar diversas perspectivas hasta mejorar la creatividad. Todo el mundo se beneficiaría de ello. Dispondríamos de más equipos de personas que desarrollan productos concebidos para comprender la diversidad de los clientes.  
  
M: Desde que estoy en el mundo del ciclismo y según mi propia experiencia, he percibido una mayor aceptación del ciclismo por parte de una amplia gama de usuarios. Lo atribuiría a una mayor accesibilidad y variedad de productos en el mercado, que se adaptan a una gama más amplia de personas. Además, también creo que ha habido un cambio social a favor del ciclismo y de los viajes activos, en parte debido a una mayor concienciación sobre cómo afectan otras formas de transporte a la sociedad y el clima. Es un cambio ciertamente positivo que beneficia no solo al sector del ciclismo sino también a la vida de las personas, la sociedad en general y el medioambiente.  

 

“...ha habido un cambio social a favor del ciclismo y de los viajes activos, en parte debido a una mayor concienciación sobre cómo afectan otras formas de transporte a la sociedad y el clima. Es un cambio ciertamente positivo que beneficia [...] a la vida de las personas, la sociedad en general y el medioambiente” 

 

 

 


Puedo ver paralelismos entre los cambios en el mundo del ciclismo y en el sector de la ingeniería durante el mismo periodo. La industria en su conjunto se ha enfrentado al desafío de hacer que el ciclismo sea más accesible y mantener el ritmo de la demanda.  

Siento que se ha tenido en cuenta la necesidad de hacer que la ingeniería sea más accesible y diversa, y que ha ido mejorando poco a poco, algo que conllevará una gran variedad de ventajas para el sector y la sociedad.   

Al igual que el ciclismo, la ingeniería es para todos. 

  
J: ¿Cómo es un día típico en Brompton? 

M: Mis días en Brompton pueden ser muy variados: un día puedo estar creando prototipos en el taller, reuniéndome con proveedores internacionales o asistiendo en montajes de preproducción en la línea de montaje, y otro día creando modelos CAD en 3D o trazando planos técnicos. ¡No hay tiempo para aburrirse!   
  
O: La verdad es que cada día es diferente. 

Todo depende de en que etapa del proyecto te encuentres. Desde la concepción e investigación hasta CAD, la creación de prototipos y pruebas, trabajar con los equipos de producción y operación para comercializar el producto... Siempre hay algo que hacer.  

  
J: En el ámbito de la moda, ¿qué es lo que más valoráis en vuestro día a día?

O: Una de las cosas que me ha enseñado este año es la importancia de sentirme cómoda.

He descubierto que prefiero no tener tanta ropa, sino gastar más en unas pocas prendas de gran calidad, resistentes y creadas con materiales sostenibles. Intento buscar prendas sostenibles, prácticas y versátiles que conjunten con cualquier look y tengan estilo ahora pero también dentro de 10 años. 

 

 “He descubierto que prefiero no tener tanta ropa, sino gastar más en unas pocas prendas de gran calidad, resistentes y creadas con materiales sostenibles” 

 

 

 


M: Me gusta ir a la moda, pero lo más importante es que se trate de prendas sostenibles y creadas de forma responsable. Me apasiona la ropa de segunda mano y reinventada. También valoro la ropa de calidad que dura mucho tiempo y cumple lo que promete. A veces también me gusta llevar prendas más locas.

  
J: Habéis podido probar las chaquetas de Protected Species en la carretera, ¿qué os han parecido? ¿Algo que podáis destacar? 

O: Teniendo en cuenta lo que busco en la ropa, esta chaqueta ha demostrado ser muy cómoda y versátil. 

Es perfecta para salir por la noche y también para ir en bici al trabajo. Es lo único que me hace falta. Es perfecta para ir de casa al trabajo, los bolsillos son seguros y prácticos, y combina con cualquier look. 

También la he llevado en recorridos algo más largos en bicis, para no acabar mojándome, y también para practicar senderismo, ya que me abriga pero a su vez es transpirable. La verdad es que la uso a diario, tanto en verano como en invierno.  

No la veo como una chaqueta de ciclismo, sino como una chaqueta de uso diario que es perfecta para montar en bici.  

  

design engineers

Matilda en la fábrica de Brompton Bicycle con la nueva chaqueta de Brompton x Protected Species 

M: Me ha encantado poder probarlas. Lo que más me gusta es que no se parecen a las típicas chaquetas de ciclismo, pero cumplen con su función. 

No suelo llevar chaquetas de «ciclismo» porque no me gusta su aspecto, así que normalmente llevo chaquetas normales, que no son muy impermeables. Me gusta mucho que las chaquetas de Brompton x Protected Species sean impermeables pero no sean las típicas chaquetas plastiqueras o deportivas.

También me encanta su aspecto simple y minimalista. Son muy versátiles y combinan con cualquier look. Además, se nota que son de calidad y van a durar mucho tiempo. 

 

design engineers

 

design engineers

 

Jools Walker es una laureada autora, escritora y presentadora de televisión que aboga por la igualdad en el ciclismo. Obtén más información sobre Jools y sus novelas en su blog, Velo City Girl.

Para obtener más información sobre la próxima colaboración de Brompton x Protected Species, haz clic aquí.